Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las Cortes Constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las Cortes Constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Mundo alternativo.
Lluís Maria Xirinacs.

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Balcó extra dedicado a las jornadas forestales de La Plana, 27 y 28 de junio de 1987.

El Balcó d'Almogàvers. Número 14. Tal harás, tal encontrarás. Portada.

El Balcó d’Almogàvers.

Número 14. Extra. Sábado, 13 de junio de 1987.

Balcó extra dedicado a las jornadas forestales de La Plana, 27 y 28 de junio.

La emboscada del Balcón.

La emboscada del Balcón.

Este número extraordinario del Balcó ha sido especialmente preparado para informaros sobre las próximas Jornadas Forestales que se celebran en La Plana el 27 y 28 de este mes de junio (de 1987). Nos lo va explicando Josep Maria Panareda Clopés, que de bosques sabe un montón, en nombre de todo el equipo organizador de las Jornadas.

El bosque.

En los últimos años se habla mucho del bosque, ya sea por los incendios, por los planes de repoblación, o por cuestiones relacionadas con su aprovechamiento y explotación. El bosque se ha convertido en un tema agradecido. Hablar del bosque o hacer algo por el bosque resulta rentable a los oportunistas de turno. Todo el mundo se apunta. Unos capitanean campañas de plantaciones, y como que ahora es moda la encina, plantan encinas gordas, aunque sea junto a plantones o brotes de encina o roble. Otros organizan jornadas, seminarios, cursillos, conferencias o exposiciones relacionadas con el bosque. Incluso hay quién se ha atrevido a orquestar algo tan pretencioso como un Congreso Forestal Catalán.

No quiero reírme de los esfuerzos de tantos ciudadanos que, seguramente con toda la buena fe del mundo, se esfuerzan en qué todos juntos tengamos una conciencia y un conocimiento más amplio de aquello que son nuestros bosques, y de la importancia que tienen para el conjunto de la sociedad, actual y futura.

Por eso hace falta mucha ambición y pretensión, que el tema bien se lo merece. Cada cual sabrá si lo hace realmente por los otros o bien si no es simplemente un aprovecharse de las desgracias de los otros (entiéndase incendios forestales).

Ojalá de aquí a un par de años tanto sarao forestal haya servido para que una encina o un roble sean una cosa tan familiar como un coche, y sepamos andar por el bosque con unos hábitos muy bien adquiridos como los que tenemos cuando vamos por una calle. Queremos ser optimistas y pensar que todo este ajetreo será útil.

Pero hay una cuestión que nos preocupa mucho. ¿Qué entendemos por bosque?

¿Qué es un bosque?

¿Es bosque todo aquello que es verde? ¿Hay un bosque allá donde crecen cuatro matas? ¿Es bosque todo aquello que se quema en un incendio forestal? ¿Es cierto que cada año se queman tantas hectáreas de bosque? ¿Hacemos un bosque nuevo cuando plantamos pinos o encinas en un lugar quemado o en un campo antiguo? Bien es verdad que nunca he llegado a entender todos los significados que tiene la palabra bosque.

Os diré aquello que entiendo por bosque. Un bosque es un sistema constituido por un conjunto de vegetales (árboles, arbustos, hierbas) y animales que se relacionan entre ellos, junto con el entorno físico (roca, agua y aire) que es el apoyo y la fuente de alimento, formando un todo unitario y caracterizado por una estructura y un funcionamiento. Si alguien piensa que con esta definición, sinceramente todavía incumplida, lo que hago es complicarle la existencia, me tendrá que perdonar.

Entonces fijaos solo en tres expresiones: «sistema», «conjunto» y «un todo unitario». Un bosque es algo constituido por muchos individuos, animales y plantas, relacionados entre ellos, en competencia y cooperación constante. El sustrato, la roca, en contacto directo con la vegetación, no es indiferente a esta. Se mezcla con los restos orgánicos formando el suelo, que además de ser el apoyo para plantas y animales, es la despensa de agua y de nutrientes.

Cuando entramos en un bosque nos fijamos casi siempre en los árboles y en algunas hierbas bonitas. En un bosque hay algo más. Hace falta que nos fijemos.

La presencia de ciertas plantas y animales, a veces muy pequeños, es síntoma del estado y de la dinámica de un bosque.

El bosque se modifica constantemente.

Un bosque se modifica continuamente, aunque el hombre no intervenga. El bosque se va adaptando a los cambios climáticos y a otros impactos provenientes del exterior.

Los árboles de un bosque crecen, envejecen y mueren al cabo de unos años. Su lugar es ocupado por nuevos individuos, de la misma especie o diferente, que un día también envejecerán y morirán.

Los animales intervienen bien activamente en la evolución natural del bosque. Unos descomponen la madera, y otras se comen las hojas o los frutos.

Incluso hay quien individualmente o en grupo consiguen destruir un árbol, e incluso una extensión considerable de bosque.

Agentes externos pueden modificar un bosque en un tiempo muy corto, y de una manera natural. Este es el caso de los rayos cuando provocan incendios, de los desprendimentos y avalanchas, de las inundaciones fluviales o de las ventadas fuertes.

El hombre aprovecha y explota el bosque.

Actualmente ya no queda ningún rincón de bosque en la superficie terrestre donde no haya intervenido el Homo sapiens. En muchos lugares este impacto ha sido tan intenso que aquello que ahora encontramos tiene muy poco a ver con el paisaje natural. Incluso a menudo, ha colocado una capa de cemento o asfalto, para asegurarse que la vegetación espontánea no retorne.

Hablar del impacto producido por el Homo sapiens sobre los sistemas naturales es siempre muy difícil, e incluso incómodo, debido al hecho que yo también soy miembro de esta especie animal. Y no es fácil, por no decir imposible, ser imparcial cuando hablamos de nosotros mismos. No es ninguna broma. Me gustaría saber qué piensan individuos de otras especies de animales. Sería bien interesante como lo ve una tortuga, un erizo, una hormiga o una gaviota. Me gustaría saber el parecer de muchos a la vez. Me temo que algunos estarían muy satisfechos, dado que las actividades del hombre les favorece, les ofrece más lugares para vivir o comer más. Otros serían más críticos y sin duda expresarían que constantemente ponemos en peligro su vida y, incluso, la de todos los individuos de su especie. Tristemente cuesta comunicarnos con el resto de los animales, y se nos hace difícil conocer su parecer sobre nuestra sociedad.

El hecho es que los bosques han reducido su superficie. Han sido marginados en los lugares menos favorables (vertientes más pendientes y umbrías). Los lugares más fértiles y con suelos más profundos han sido ocupados para cultivos y ciudades.

Además, el hombre ha modificado radicalmente la estructura, la dinámica y la composición de los bosques residuales que ahora vemos. Ha desencadenado procesos de erosión muy negativos para un buen desarrollo del bosque. El resultado es que los bosques actuales tienen muy poca cosa a ver con aquello que serían sin la intervención del hombre.

No olvidemos que el hombre también ha modificado radicalmente la composición de la fauna. Prácticamente ha hecho extinguir los animales grandes, tanto carnívoros como herbívoros, y ha hecho modificar el comportamiento de numerosas especies faunísticas.

El bosque da para hablar y escribir durante años y años, y todavía no acabaríamos el tema. El bosque es una fuente inagotable de comentarios. Hablar del bosque es apasionante, porque no lo acabas de decir todo, y nunca llegas a conocerlo del todo.

Josep Maria Panareda Clopés.

Fundación La Plana. Ubicación.

Las jornadas forestales.

Al inicio del escrito he indicado que el bosque es un tema agradecido, donde recientemente todo el mundo se ha apuntado, y no siempre con intenciones del todo claras para el bosque. A pesar de todo, invito todo el mundo a leer, hablar, discutir, estudiar y observar qué es un bosque. Os aseguro que no os aburriréis. El bosque es bastante importante para todos, que hace falta que lo conozcamos bien. Hace falta que conozcamos su composición, como se estructura, como evoluciona, como es debido aprovecharse, como es debido disfrutarlo, qué leyes hay para protegerlo, como lo tenemos que observar, y muchos otros.

Hay que organizar todo tipo de actividades, charlas, mesas redondas y discusiones. De momento, un equipo de personas e instituciones os ofrecemos unas jornadas de un par de días en La Plana (Santa Maria d'Oló, Bages), los días 27 y 28 de junio (1987) sobre temas forestales. Os invitamos. Hablaremos mucho de los bosques. Hemos invitado especialistas. Y bien seguro que por más que hablemos, no acabaremos el tema.

Oriol Albó Corrons.


Enllaços relacionats:

1969: saludar al Ebro. Xavier Garcia i Pujades. El Punt Avui+.

Incendios forestales. Joan Baiget i Solé. El Punt Avui+.

La Sitja del Montseny. ¿Qué pasa en el Montseny?

Manifiesto fundacional de la plataforma para la defensa de Gallecs.

Reforestación. La experiencia del Tirol italiano.

Municipalización del suelo. La experiencia de Hungría.

El hombre que plantaba árboles. Jean Giono.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto